Historia

Nuestra Historia

Este período se caracteriza porque el grueso del trabajo se realizó en el Departamento de Gracias a Dios (mosquitia hondureña), atendiendo refugiados procedentes de Nicaragua (mosquitia nicaragüense) que venían huyendo por razones políticas y religiosas. Inicialmente se contaba solo con el apoyo de WRC, pero a partir del año 1983 WRH se convierte en la Agencia Ejecutora del Proyecto de Asistencia a los Refugiados Misquitos Nicaragüenses, financiado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), atendiendo a más de 20,000 refugiados en sus necesidades de salud, educación, vivienda, producción de alimentos y crédito para generación de ingresos.

Simultáneamente, WRH diseñó y puso en ejecución el Programa de Desarrollo Integral de la Mosquitia, dirigido a los pobladores hondureños y financiado con fondos de USAID, WRC, Tear Fund UK y otras agencias europeas. Aquí se benefició a unas 2,000 familias, con un paquete de servicios que incluyó capacitación, asistencia técnica y crédito para la producción agropecuaria, artesanías, pequeños negocios, y mejoramiento de vivienda; asi como servicios de asistencia en salud y construcción de pequeñas obras de infraestructura.

Finalmente se logró la formación de la ONG llamada MOPAWI, para asistir a la región en forma permanente, para lo cual los activos de WRH (cartera de crédito, barcos y lanchas, equipos, animales) fueron traspasados progresivamente a MOPAWI para su capitalización. Este proceso tuvo lugar desde el año 1985 hasta el retiro total de WRH de la región en 1989, año en que los refugiados fueron reingresados a Nicaragua y WRH se retiró de la región de la Mosquitia.

Durante este periodo se trabajó fundamentalmente en áreas y comunidades de mayor pobreza y concentración poblacional, con la gente más vulnerable y pobre. La familia es vista como el núcleo social más importante y dentro de ella se da atención prioritaria a la mujer en edad reproductiva y a los niños menores de 5 años. La estrategia se implementó a través de dos programas complementarios: (1) Salud Comunitaria y (2) Generación de Ingresos.

(1) Programa de Salud Comunitaria:
Este programa operó con el apoyo de USAID, WRC, la Unión Europea, el Fondo de Desarrollo Honduras-Canadá (ACDI), y otras agencias donantes, con un enfoque preventivo, capacitando a las familias y grupos de alto riesgo en los problemas sanitarios de mayor impacto en salud pública.
Se trabajó en áreas seleccionadas de los departamentos de Francisco Morazán, Olancho, El Paraíso, Choluteca y Valle, lográndose atender a un promedio de 30,000 mujeres en edad reproductiva y a más de 20,000 niños menores de 5 años, en intervenciones como el control del embarazo, suministro de hierro y acido fólico a las embarazadas, suministro de megadosis de vitamina “A” a los niños, capacitación en nutrición infantil, manejo de enfermedades diarreicas, prevención de muertes por neumonía, métodos de planificación familiar, control de cáncer cervical (citologías), inmunizaciones y cuidado materno, monitoreo del crecimiento del niño.
Adicionalmente se logró capacitar y equipar (botiquín de trabajo, balanzas y otros) a mas de 2,000 parteras tradicionales, así como a centenares de hombres y mujeres voluntarios de salud, que pasaron a formar parte de la red de salud pública del Gobierno.
Este importante programa fue cerrado hacia finales del año 2000, debido a que no fue posible conseguir donaciones de fondos para nuevos proyectos, tanto con la USAID y ACDI como con las agencias europeas.

(2) Programa de Generación de Ingresos:
El programa dio inicio en respuesta al pedido de las madres beneficiarias del programa de salud, quienes eran conscientes de la urgencia de mejorar la nutrición y salud general de sus niños, ya que se les demostraba que la mayoría de ellos estaban muy desnutridos; fue así que a partir del año 1991, se comenzó a proveerles de crédito y asesoría para iniciar o ampliar sus microempresas, mediante el uso de la metodología de Bancos Comunales (BC).

Los BCs funcionaron con un promedio de 30 miembros cada uno, iniciando con créditos de aproximadamente US$ 50 por miembro, pagos semanales y un plazo de cuatro meses; condiciones que se fueron mejorando y ampliando con el correr del tiempo. El resultado fue excelente, ya que hizo posible la participación de estas mujeres en la generación de ingresos y mejorar sustancialmente las condiciones de vida de sus niños y de la familia en general.

(1) Gestión Microfinanciera y de Desempeño Social.
Con el cierre del programa de salud en el año 2000, se inicia para WRH un periodo en el que se ha estado trabajando básicamente con la clientela del Programa de Generación de Ingresos, como opción mas viable para seguir funcionando y contribuyendo a sacar de la pobreza a miles de familias, manteniendo así vigentes la misión y visión institucional.

En consecuencia, seguimos sustentando un concepto amplio e integral de compromiso social con la población objetivo, pero incidiendo especialmente por la vía práctica del crédito para la microempresa como medio para incrementar el ingreso familiar, acompañado de asesoría y capacitación técnica y financiera; así como de consejería familiar en equidad de género, solución de conflictos, salud preventiva y otros temas relevantes para la familia.

Dentro de este marco de referencia, durante el año 2013 se trabajó con un promedio de 16,500 empresarios y empresarias de la micro y pequeña empresa, jefes de familia, que recibieron por lo menos un crédito durante el año. Mas del 70.0% de esta clientela son mujeres madres de familia, y mas del 90.0% está organizada en cerca de 1,300 bancos comunales, que son estructuras sociales de base que facilitan su acceso a los servicios de apoyo que les ofrece WRH, especialmente del crédito al que acceden con solo el aval solidario de los miembros del grupo, ya que generalmente no disponen de garantías sólidas que les respalden.

El impacto socioeconómico de esta gestión es bastante significativa, si se toma en cuenta que cada una de estas 16,500 micro y pequeñas empresas, sostienen un promedio de dos empleos directos, haciendo un total estimado de 33,000 empleos, cifra representativa de igual número de jefes de familia, que a razón de 5 miembros por familia, representan unas 165,000 personas beneficiadas.

Es importante destacar que con el crecimiento y consolidación de la industria microfinanciera, durante este periodo también ha crecido la competencia, la deserción de clientes, los riesgos de todo tipo, además del crecimiento alarmante de la delincuencia común y organizada, la corrupción en los sectores publico y privado, la impunidad; todo esto hace que sea mas difícil y caro trabajar con la población pobre, como lo es organizar un banco comunal, que actualmente apenas alcanza un promedio de 10 miembros por grupo, en tanto que en el periodo anterior el promedio era de 30 por grupo.

No obstante lo difícil de la realidad socio económica de Honduras, WRH cuenta con un personal bien motivado y capacitado para llevar a cabo su misión de servicio. En este sentido sobresale la intensa labor de capacitación, asesoría y reflexión participativa, que se realiza especialmente a través de los bancos comunales en funcionamiento, pues anualmente se realizan unas 8,000 reuniones para fortalecer su estructura y funcionamiento interno, fomentar el ahorro familiar y el buen manejo del crédito, la solución de conflictos; adicionalmente se les da capacitación y asistencia técnica para la diversificación de actividades generadoras de ingresos; educación financiera usando un material audiovisual sumamente didáctico, de 28 temas provisto por PROMIFIN-COSUDE; y se realizan campañas y brigadas educativas y de servicio, en temas como hogar saludable, salud preventiva, salud oftalmológica, equidad e igualdad de oportunidades, medio ambiente y otros.

Desde el punto de vista de la gestión crediticia, es de destacar que durante el año 2013 se aprobaron 29,239 préstamos, que representaron un desembolso total de L.281.0 millones, resultando un monto promedio del orden de L.9,600.00 por préstamo. La distribución por destinos correspondió en un 33.9% a pequeños negocios de compra-venta (comercio) fijos y ambulantes, el 33.7% fue para pequeños productores agropecuarios, el 16.2% para pequeños negocios de servicio, el 13.0% para mejoramiento básico de las viviendas, y el 3.2% restante fue para pequeñas industrias caseras tradicionales. En cuanto a género, el 73.0% de los préstamos fue para mujeres madres de familia y el 27.0% restante fue para hombres.

(2) Cobertura Geográfica-Agencias de Servicio.
La gestión de World Relief de Honduras actualmente incluye las principales ciudades y comunidades rurales ubicadas en 11 de los 18 departamentos del país: Olancho, El Paraíso, Francisco Morazán, Choluteca, Valle, Comayagua, La paz, Intibucá, Santa Barbara, Yoro y Cortés.

La clientela es atendida con un promedio de 130 empleados permanentes, a través de una red de 13 agencias de servicio (promedio de 5 asesores de crédito por agencia), y 3 sub-agencias (promedio de 2 asesores en cada lugar) además de la Oficina Central, ubicada en Tegucigalpa, capital de la república. La dirección de cada una de las agencias se presenta a continuación.